Artículo Jim & Andy


Publicado 2018-02-09



Jim & Andy por Laura Meza Orozco

Jim & Andy

por Laura Meza Orozco
 

Jamás he escondido mi fascinación sobre aquellos actores y actrices que se sumergen en el método, esa escuela de interpretación tantas veces discutida y parodiada donde un actor se difumina hasta hacerse de la personalidad de otro, ejemplos los hay desde ese Robert de Niro en Taxi Driver (Scorsese, 1976) o el tan citado Daniel Day Lewis.

El documental Jim & Andy : The Great Beyond - Featuring a Very Special, Contractually Obligated Mention of Tony Clifton (Chris Smith, E.E.U.U.-Canadá, 2017) podría ser otro testimonio más sobre el tema, sin embargo va más allá. Jim Carrey, quién fuese la estrella mejor pagada de los años noventa, actor favorito de muchos niños que crecimos viéndolo como Ace Ventura o en La Máscara (The Mask, Chuck Russell, E.E.U.U. 1994), hoy lidia con acusaciones de ser responsable (en cierta forma) de la muerte de su ex novia. Jim interpretó a Andy Kaufman en la biopic El lunático (Man on the moon, Reino Unido-Alemania-Japón-E.E.U.U., 1999), un rodaje complicado, no exento de excentricidades y tenso con el director checo, Milos Forman.

Kaufman pasó toda su carrera tratando de rebasar los límites del humor, a veces desde las más absurdas situaciones. Conocidos son aquellos stand-up donde recitó completamente El gran Gatsby (F. Scott Fitzgerald, 1925), para desconcierto de la audiencia que esperaba ir a escuchar bromas, o la creación de ese personaje iracundo misógino, Tony Clifton, y la anécdota en la Mansión Playboy. Andy Kaufman fue hijo pródigo de la generación beat, quién al anunciar que estaba enfermo de cáncer a sus seres más cercanos, pensaron que se trataba de otra broma más. En 1999 Carrey le devolvía la broma rindiéndole un homenaje.

Jim Carrey era Andy Kaufman las veinticuatro horas del día, a veces también era Tony Clifton, y como tal se sentía obligado a poner a prueba los límites de todos los que le rodeaban, desde esa visita en el set del padre real de Andy, hasta cómo todo mundo lloraba durante la filmación de las escenas de su “enfermedad”. Entonces no es de extrañar los símbolos y similitudes que guarda con otra cinta protagonizada por Carrey: The Truman Show (Peter Weir, E.E.U.U., 1998).

De esta forma el documental Jim & Andy… desvela la soledad de un hombre que ha sido acechado por la tristeza, en encontrar entre las risas y la aceptación del público el cariño que no encontró jamás en su padre, que era gracioso con otros pero no con su familia y que todo adquiere un significado extra cuando el falso Kaufman le dice a un agobiado Milos Forman que lo despida y contrate a Jim Carrey, un documental que merece la pena si van a quedarse este fin de semana en casa y sufriendo de la resaca del inicio de año.

 

16.01.18

 

 

* Artículo de  F.I.L.M.E Magazine.  Para leer más artículos de esta revista visita: http://www.filmemagazine.mx

Ir a la fuente del artículo


Cine-Debate:


El número de comentarios para este artículo es:0

Se el primero en comentar


Efemérides y reflexiones emergentes

Como cineclub no podemos pasar por alto aquellas fechas que nos invitan a pensar en los momentos icónicos de nuestra vida social, ni tampoco dejar de aprovechar al cine como una herramienta para profundizar el análisis ante aspectos cuya reflexión en algunos momentos se vuelve impostergable.


Unidad Cuajimalpa || División de Ciencias de la Comunicación y Diseño Torre III, 5to. piso. Avenida Vasco de Quiroga 4871, Colonia Santa Fé Cuajimalpa. Delegación Cuajimalpa de Morelos, C.P. 05348, México D.F. Tel.: 58146500